Blog

Ser una empresa «cibersegura» como argumento de venta

En cada época histórica, los avances de la ciencia y la tecnología han traído ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, con la invención de los vehículos a motor de explosión se dio un salto exponencial en la movilidad de las personas y mercancías, pero también se incrementó la mortalidad por los accidentes de tráfico.

Con la revolución tecnológica actual impulsada por la conectividad que favorece Internet y la multiplicación de la potencia de cálculo de los procesadores en los últimos años, se ha producido una transformación que no podíamos imaginar y en un espacio de tiempo muy corto.

Y el proceso no se detiene; muchas empresas y profesionales han evolucionado y lo siguen haciendo digitalizando y automatizando los procesos productivos, ampliando sus canales de venta con la venta online, desarrollando publicidad y promoción a través de redes sociales, etc., etc.

«La digitalización y la exposición a Internet han traído grandes beneficios pero también importantes riesgos»

Estos profundos cambios conllevan también nuevos riesgos y nuevas necesidades. Cuando proliferaron los accidentes de tráfico, fueron necesarias mas y mejores carreteras, mas servicios de ambulancias y de grúa, seguros de automóviles, etc.,

La nueva realidad digital plantea con toda su crudeza el riesgo de sufrir ataques que pueden comprometer la actividad de la empresa y poner en peligro todo lo que el empresario y el profesional han construido hasta ese momento: patrimonio, cartera de clientes y prestigio profesional entre otros.

«Los proveedores y clientes son a menudo el canal de ataque elegido por los ciberdelincuentes»

A menudo cuando se intenta atacar a una empresa, se busca hacerlo a través de alguno de sus proveedores. Esto es fácil de explicar: cuando recibes un correo de alguien conocido – como el caso de un proveedor -, el receptor tiende a bajar sus defensas y confía en el remitente.

Por eso los delincuentes cuando consiguen acceso a una empresa o profesional no sólo obtienen beneficio directo de este ataque (Ramsomware, robo de datos, transferencias fraudulentas de fondos, etc) sino que también acceden a sus contactos y se dirigen a ellos utilizando sus cuentas de correo.

«No nos deberá extrañar que haya empresas que exijan a sus proveedores ciertos estándares mínimos de ciberseguridad para trabajar con ellos»

Las empresas concienciadas con la ciberseguridad llevan tiempo invirtiendo en mejorar sus medidas de Prevención y Detección. Y esta mejora progresiva les está llevando a considerar dejar de trabajar con determinados proveedores que no cumplan a su vez, con ciertos protocolos mínimos de ciberseguridad.

Es lógico pensar que, si estas empresas se esfuerzan en mantenerse a salvo de ataques no quieran mantener relaciones comerciales con proveedores que – por no tener una adecuada ciberseguridad – puedan ser el vector de entrada hacia ellas.

Ya conocemos que hay empresas que exigen a sus proveedores la acreditación de determinadas Certificaciones de Calidad. Ya se está avanzando en este sentido, y en un futuro próximo, existirán ese tipo de certificaciones también en Ciberseguridad y quien no las cumpla, no podrá acceder a una parte del mercado, que es lógico pensar que sea el que más le interese.

Pronto veremos esto: «Empresa certificada en Ciberseguridad» como un argumento de venta.

Por tanto, una buena ciberseguridad es esencial para la empresa per se, pero además acabará siéndolo también para acceder al mercado en mejores condiciones.

Tampoco deberá extrañarnos que en pocos años, este sea un factor diferenciador y que sea publicitado como tal por empresas y profesionales de actividades tan sensibles como las clínicas y hospitales, abogados, asesores fiscales, laborales y financieros, etc.

Sólo estamos empezando a leer y a oír hablar de ciberseguridad. El futuro nos traerá importantes cambios por su causa.

Esta entrada fue publicada originalmente en Linkedin.

 

Puede escribirnos a ciberseguros@coinbrokermurcia.es si necesita más información.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn